Miel: cómo calcular su capacidad conductora en relación a la calidad

Miel: cómo calcular su capacidad conductora en relación a la calidad

miel

La capacidad de la miel de ser conductora de la electricidad varía según su origen (como puede ser: miel de flores, miel de acacia, miel de mielada, o miel de castaño, entre otras) y en función de la calidad de la que sea esta, pues en la miel se encuentran presentes ácidos orgánicos y sales minerales, los cuales apenas se notan debido al dulzor de los carbohidratos.

 

Esta información respecto al poder de la conductividad eléctrica de la miel, en proporción con su contenido en sales minerales, es muy importante para los apicultores o envasadores, los cuales requieren de este conocimiento en relación a la calidad de sus lotes para poder saber si cumplen con estos parámetros. Así la conductividad de la miel se analiza diluyendo la miel al 20% en peso en agua destilada y a continuación se analiza su conductividad.

Para poder analizar la capacidad de la miel según su conductividad, en LabProcess contamos con el básico conductímetro portátil G-COND7-3, el cual incluye la célula adecuada para poder medir la miel, con lo que bastará para un simple y profesional control de la calidad de ésta.

 

Dentro de nuestro catálogo de productos de laboratorio también tenemos el conductímetro de bolsillo G-CONDT1, muy fácil y rápido de utilizar, especialmente para mediciones en actividades de agricultura, jardinería y acuicultura. 
 

 

Cambios que afectan a la calidad de la miel

La miel del panal de abejas suele verse afectada por numerosos cambios, y estos no es necesario que se den en el proceso de origen, sino incluso una vez está envasada si no se dan unos adecuados niveles de cuidado del producto.

La calidad de la miel puede empeorar, en relación a según su composición original, por lo que es importante seguir una medición de los niveles físico-químicos que en el laboratorio pueden analizar el frescor o adulteración de ésta.

Asímismo, otro elemento muy importante también en este producto es el porcentaje de la humedad, la cual suele reducirse del néctar de origen cuando las abejas almacenan este alimento en su panal. 

La variación del pH de la miel es capaz de modificar las propiedades con las que esta se presenta, tanto físicas como de textura; los valores de pH normales en la miel se encuentran entre el 3,5 y 4,5.

 

 

Normativa de control de calidad de la miel en España

La Normativa de la Miel, RD 1049/2003, obliga a nombrar en la etiqueta del producto si una miel es de origen floral o si tiene su origen en la mielada de algunos árboles (alcornoque, encina, roble, abeto, castaño…) y marca un límite de conductividad de 800 μS/cm.

La miel de mielada según la norma oficial de calidad de la miel (BOE 186 del 5/8/2013), se obtiene de abejas que se alimentan de mielato, las cuales son secreciones que se generan en plantas vivas tras la visita de insectos de otra clase, frente a aquellas mieles las cuales se recolectan directamente del néctar de las plantas.

Las mieles comerciales del tipo de mielada suelen tener un nivel de conductividad superior a 900 μS/cm, lo cual es lo necesario para poder llegar a obtener una buena clasificación del mercado, hecho que también se da al analizar los vinos.

 

Tipos de mieles y su contenido en sales minerales

Las mieles de bosque se obtienen a partir de la mezcla natural de mielada con el néctar conseguido del extracto floral. Ésta es una miel natural que proviene de los bosques de robles, encinas y alcornoques, la cual no se elabora con el néctar de flores, sino que su producción se obtiene a través de las abejas a partir de la savia de estos árboles.

Aquellos tipos de mieles que cuentan con bajos contenidos de minerales, suelen tender a ser de colores claros y contar con conductividades bajas, a diferencia de las mieles con altos contenidos de minerales, las cuales son de colores oscuros y tienen unos niveles de conductividades más altos.

En este sentido, las mieles que son de origen floral tendrán unos colores más claros y unas conductividades más bajas, que aquellas mieles de mieladas, las cuales suelen ser más oscuras.